miércoles, 2 de diciembre de 2009

Antojo

1. m. Deseo vivo y pasajero de algo.
2. m. Juicio o aprehensión que se hace de algo sin bastante examen.
3. m. Lunar, mancha o tumor eréctil que suelen presentar en la piel algunas personas, y que el vulgo atribuye a caprichos no satisfechos de sus madres durante el embarazo.
4. m. coloq. P. Vasco. Fastidio, asco, hastío.
5. m. pl. ant. anteojo (‖ instrumento óptico).
6. m. pl. germ. grillos (‖ de los presos).


Me encanta la palabra antojo, por cómo suena, por lo que significa, porque me encanta poder decir que tenemos un antojo cuando nos encaprichamos* con algo y, más aún, por su etimología: la palabra antojo procede del latín ante ocŭlum, es decir, 'delante del ojo', aquello que se nos pone a la vista y nos apetece muchísimo aunque no sea el momento adecuado.

Y ojo a la tercera acepción, porque es muy graciosa también...Qué sería de esta lengua sin la etimología popular y sin ese vulgo que hace que se creen y transmitan expresiones de ese tipo.

...........................................................................................................................................

*Capricho, otra palabra muy curiosa. Procede del italiano capriccio, una palabra que sin duda suena muy italiana (a mí me hace pensar incluso en los nombres de las pizzas en algunos restaurantes). Ahora bien, sobre el origen de capriccio, hay tesis divergentes: una lo vincula al latín capra, oséase, cabra, y otra, según la cual, capriccio sería la suma de capo (del latín caput, 'cabeza') y de riccio, que en italiano significa 'rizado'. En cualquier caso, creo que tengo que consultar el Corominas a ver qué se dice de todo esto, y puede ser que dedique al capricho un nuevo post ;)

1 comentario:

Camirrer dijo...

Preciosa palabra, sobre todo para las que somos un poco "antojonas", es asi? ¿antojonas?¿la mia? titiritero .
besos
y feliz nuevo blog